Florencia es, sin lugar a dudas, una de las ciudades más bellas del mundo. Tanto es así, que quien visita Florencia puede llegar a sufrir el síndrome de Stendhal o shock por exceso de exposición al arte y la belleza. Cuna del Renacimiento, tiene obras de los mayores exponentes de la pintura, la escultura y la arquitectura, que trabajaron y vivieron en la ciudad.

Tanto la ciudad, como posteriormente la región, fueron gobernadas durante muchos años por la familia Medici; de gran influencia y poder, no sólo en su ducado, sino también emparentando con familias reales europeas (dos reinas consortes en Francia) y perteneciendo a la familia cuatro Papas (León X, Clemente VII, Pío IV y León XI).

Duomo FlorenciaCATEDRAL DE SANTA MARIA IN FIORE

Más conocida como el Duomo de Florencia, la catedral es el edificio más alto de la ciudad (y de los más grandes de la cristiandad); con casi 115 metros de altura en la cúspide de la cúpula. Una de las visitas disponibles en la catedral es, precisamente, subir a la cúpula para disfrutar de las vistas de la ciudad y, en su parte interior, contemplar de cerca los frescos de Vasari; que decoran el interior de la cúpula.

Tanto el interior como las fachadas, están decoradas con esculturas y mármol blanco, verde y rosa; combinación característica en la arquitectura toscana. Del mismo modo, pero como edificio independiente, se encuentra el Campanile di Giotto; construido por el arquitecto florentino y de casi 85 metros de altura.

Existe una leyenda sobre una de las esculturas que adornan la fachada y es sobre un capitel que tiene una cabeza de toro. Se dice que uno de los carpinteros, que trabajaron en la construcción de la catedral, mantuvo una relación con la mujer de un panadero, que tenía su negocio cercano al templo. El panadero, al enterarse, denunció los hechos al tribunal eclesiástico y la historia extramatrimonial terminó. El carpintero, en modo de venganza, realizó la cabeza del toro mirando hacia el negocio del panadero; para que éste recordara el adulterio cada día.

Battistero Florencia

BATTISTERO DI SAN GIOVANNI

El Baptisterio, como en otros complejos católicos italianos, es un edificio independiente de la catedral; con base octogonal. Su construcción se remonta varios siglos antes que el Duomo y, hasta el siglo XIX, fue el lugar donde se bautizaron todos los florentinos católicos.

Las puertas del Baptisterio fueron realizadas por encargo a distintos escultores de la época, que realizaron en bronce bajorrelieves de escenas del Nuevo y Antiguo Testamento. Destacan las llamadas Puertas del Paraíso, realizadas por Ghiberti. Las puertas que actualmente cierran el Baptisterio son copias, que sustituyeron a las originales por la degradación. Las puertas originales se encuentran en el Museo dell’Opera del Duomo, en la misma plaza de la catedral.

Palazzo Vecchio

PALAZZO VECCHIO

El Palazzo Vecchio alberga actualmente la sede del ayuntamiento de Florencia, aunque sus salas principales son visitables como museo. Ubicado en la Plaza de la Señoría, tomó este nombre en el siglo XV; un siglo más tarde, tras construirse como el Palacio de los Priores o Palacio Nuevo. Con la llegada del duque Cosme I de Medici, cambió a Palacio Ducal por poco tiempo; ya que, comenzó a conocerse por Palacio Viejo cuando el Duque se trasladó al Palazzo Pitti. Destacan sus fachadas exteriores, la Torre de Arnolfo (que se ve desde toda la ciudad, con sus casi 95 metros de altura) y, en su interior, el Salón de los Cinquecento; decorado con murales de Vasari.

Al lado del Palazzo Vecchio, se encuentra la Loggia dei Lanzi o Logia de la Señoría; cuyo nombre proviene de su forma de galería en forma de pórtico. Se uso para ceremonias públicas y reuniones del Tribunal de las Mercancías, hasta que se comenzó a usar como galería de arte al aire libre; con obras como el Perseo o el Rapto de las Sabinas. Recientemente, las esculturas originales fueron trasladadas y puestas a cubierto, sustituyéndolas por copias (como ya se había hecho con el David de Miguel Ángel, que custodia la puerta del Palazzo Vecchio).

Galleria Uffizi

GALLERIA DEGLI UFFIZI

El edificio fue concebido a mediados del siglo XVI para albergar las oficinas de las magistraturas (de ahí su nombre), cuando el Palazzo Vecchio dejó de tener espacio disponible. Algunos espacios del nuevo edificio, fueron usados para guardar obras de arte de la colección de la familia Medici. Tras la desaparición de la familia, las obras quedaron reflejadas en testamento como donación al pueblo florentino; que previa solicitud, podía visitar la colección. A mediados del siglo XVIII, finalmente la galería abrió como museo.

La colección era tan extensa, que algunas obras fueron trasladadas a otros museos de Florencia (como las esculturas del Museo Bargello). Entre las obras más conocidas del museo, están obras maestras de Botticelli como La Primavera o El Nacimiento de Venus, obras de Leonardo da Vinci como La Anunciación, u obras de Miguel Ángel, Rafael Sanzio, Tiziano, Caravaggio…

Es aconsejable reservar con antelación las entradas a la Galería Uffizi porque están muy demandadas y controladas las visitas por horarios y aforos.

David Florencia

GALLERIA DELL’ACCADEMIA

La Galería de la Academia de Florencia es un pequeño museo (por su tamaño) dedicado a la escultura y la pintura. Sede de la Academia de Bellas Artes, se fundó a mediados del siglo XVI, pero su colección no se formó hasta finales del siglo XVIII como ejemplo para los estudiantes.

Entre bocetos, obras inacabadas y otros trabajos de varios artistas, destaca en su sala central e iluminado bajo una cúpula el David de Miguel Ángel; obra maestra de la escultura hecha en mármol blanco y con 4 metros de altitud. La escultura fue realizada a comienzos del siglo XVI y fue trasladada desde la Plaza de la Señoría casi cien años después de formarse la colección de la galería.

Para visitar la Galería de la Academia, se generan interminables colas en las taquillas; por lo que, es recomendable reservar la visita y acceder con horario de visita. Sobre todo, si se pretende visitar a primera hora de la mañana, cuando los grupos de turistas provenientes de los cruceros, suele llegar a las visitas guiadas.

Ponte Vecchio

PONTE VECCHIO

El Ponte Vecchio es el primer puente que se construyó en la ciudad de Florencia para atravesar el río Arno. La primera pasarela que se construyó en su ubicación actual, la más estrecha del río, data del siglo II a.C., en época romana y construido con madera. Tras varias construcciones y demoliciones, en el siglo XIV fue construido en piedra.

Es uno de los símbolos de la ciudad y de los puentes más famosos del mundo, así como uno de los pocos puentes habitados que quedan en el mundo. El paso del puente se encuentra flanqueado por negocios de artesanía y joyería; tras la desaparición de los negocios de carnicería, retirados del puente por el Gran Duque al no soportar los olores que desprendían los puestos a su paso por el corredor Vasariano. Se cree que la palabra “bancarrota” tiene su origen en el puente florentino; ya que, los comerciantes necesitaban de una mesa para vender sus productos, que se rompía cuando no pagaba sus deudas.

El Ponte Vecchio es uno de los lugares más abarrotados de turistas a cualquier hora del día; pero sobre todo al atardecer, cuando los colores del cielo, la ciudad y el río se funden en una estampa única.

Palazzo Pitti Florencia

PALAZZO PITTI

El Palazzo Pitti fue, durante muchos años, la residencia de la familia Medici; aunque originalmente perteneció a Luca Pitti, banquero florentino (de ahí, su nombre). Tras un breve periodo en el que fue residencia oficial de los Reyes de Italia, el monarca donó al pueblo italiano el palacio; convirtiéndose en una galería de arte, abierta al público, incluyendo sus jardines (que ya habían sido abiertos al público mediados el siglo XVIII).

El palacio está unido al Palazzo Vecchio por el Corredor Vasariano, que atraviesa la ciudad y cruza el río por encima del Ponte Vecchio, pasando por la Galería Uffizi, formando arcos en cada calle que pasa. El corredor lo mandó construir la familia Medici para conectar su lugar de residencia con su lugar de trabajo, sin tener que pisar las calles de Florencia, por miedo a algún ataque; ya que, en aquel momento, no eran muy queridos por la población.

En la visita al palacio, vale la pena incluir la visita al jardín; y, si se va corto de tiempo, limitar la visita a la galería de arte a la exposición permanente y no visitar las exposiciones temporales (normalmente situadas en el piso superior).

Boboli Florencia

JARDINES DE BOBOLI

Los Jardines de Boboli se extienden por 45 mil metros cuadrados, desde la parte trasera del palacio hasta el Fuerte Belvedere (que también merece una visita, por las vistas que tiene de la ciudad; como su nombre indica).

El jardín tiene un gran corredor central, donde se encuentran el anfiteatro al aire libre o la fuente de Neptuno. En el recorrido secundario, que se interna en el jardín, existen varias grutas ornamentadas con esculturas. La más conocida, se encuentra cercana al palacio, la Grotta di Buontalenti; que debe su nombre al autor.

Santa Croce Florencia

BASÍLICA DE SANTA CROCE

La Basílica de Santa Croce es el epicentro del origen del síndrome Stendhal; quien, a la salida de la basílica durante su visita a la ciudad, sufrió un repentino shock. Los síntomas fueron diagnosticados con el denominado síndrome, debido al exceso de exposición al arte florentino.

Se trata del templo franciscano más grande del mundo y se comenzó a construir a finales del siglo XIII, para superar a la Iglesia de Santa María Novella, de la orden de los dominicos. Construida por el mismo arquitecto que el Duomo, la fachada está hecha en los mismos colores blanco, verde y rosa de mármol.

En ella, están enterrados grandes personajes italianos como Galileo Galilei, Miguel Ángel, Machiavelli, Vasari, Marconi o Ghiberti.

Sta Maria Novella Florencia

IGLESIA DE SANTA MARIA NOVELLA

La Iglesia de Santa María Novella es una de las más importantes de la ciudad y se ubica muy cerca de la estación central de ferrocarril, que tiene el mismo nombre. El complejo incluye el convento dominico anexo a la nave de la iglesia; con dos claustros repletos de esculturas e inscripciones en piedra.

Destaca también su fachada, de la época renacentista, sus obras de arte y la Farmacia de Santa María Novella, la más antigua de Europa (que data de comienzos del siglo XIII).

San Lorenzo Florencia

CAPILLA DE LOS PRINCIPES

La Capilla de los Príncipes o de los Medici está situada en la Basílica de San Lorenzo y se corresponde con la cúpula más alta del edificio. Curiosamente, el acceso a la capilla se realiza desde el exterior de la basílica. En ella, están enterrados los miembros más relevantes de la familia Medici.

La Basílica de San Lorenzo fue mandada construir por el Gran Duque de Toscana, finalizando los trabajos a mediados del siglo XV. El encargado de realizar su construcción fue Brunelleschi, que también se encargó de la Sacristía Vieja. Sin embargo, un siglo después, Miguel Ángel fue el encargado de realizar la Sacristía Nueva.

Aunque la más turística sea la Capilla de los Medici, y se acceda desde el exterior, el resto de la basílica también merece la pena visitarla; además de las dos mencionadas sacristías.

Piazzale Michelangelo Florencia

PIAZZALE MICHELANGELO

El Piazzale Michelangelo es el lugar más concurrido y conocido de Florencia para disfrutar de las vistas panorámicas de la ciudad. A modo de terraza elevada, está dedicada a Miguel Ángel y en ella hay copias de sus obras más relevantes en la ciudad, como el David o las alegorías de la Capilla de los Medici. En la misma plaza, se encuentra desde puestos ambulantes con refrescos y helados hasta restaurantes, desde donde disfrutar de las vistas; sobre todo, durante la cena, con el atardecer y la caída de la noche sobre la ciudad.

Algo más elevada, se encuentra la Basílica de San Miniato al Monte, que ofrece también unas vistas espectaculares, mientras se descansa de la subida en su escalinata. Otro punto privilegiado sobre la ciudad, pero en la colina vecina, es el Forte Belvedere (Fuerte del Mirador, en español); que hace honor a su nombre.

Porcellino Florencia
BONUS: FONTANA DEL PORCELLINO

Situada en un lateral de la logia del Mercado Nuevo, en ocasiones, no es fácil de localizar entre el gentío, las paradas de marroquinería y los turistas; pese a no ser una escultura pequeña. La escultura en bronce es una copia de la original en mármol, expuesta en la Galería Uffizi.

Según la tradición, se debe tocar el hocico del jabalí (se nota el desgaste, mucho más brillante) y dejar una moneda en su boca; que traerá suerte si, al caer, se cuela por el desagüe de la fuente. Todas las monedas que se recaudan en la fuente, son destinadas a una orden religiosa; encargada de la realización de obras benéficas y asuntos sociales.

QUÉ COMER Y DÓNDE ALOJARSE

En Italia, no todo es pasta y pizza y, en Florencia, se demuestra. El plato típico es la Bistecca alla Fiorentina; consistente en un corte de carne de buey, tipo chuletón, pero compuesto por las dos mejores partes de la carne: el solomillo y el entrecot. El plato se ofrece por raciones de medio kilo, aunque lo habitual es servir cortes de entre uno y dos kilos. Y, como no, maridado con un buen vino Chianti; criado en el valle toscano del mismo nombre. Además del centro de la ciudad, donde se encuentran los restaurantes más turísticos, también hay una gran cantidad al otro lado del río; en el barrio de Oltrarno (donde suelen salir a comer y cenar mayoritariamente los florentinos).

Para alojarse en la ciudad, la mejor opción es cercana al centro histórico; ya que, acumula casi todos los puntos de interés de la ciudad. La zona de Plaza de la República hacia Santa María Novella, sería ideal por su cercanía al centro histórico, y por su buena comunicación con otras ciudades italianas y el aeropuerto, desde la estación de trenes.

RINCÓN CINÉFILO
  • Una habitación con vistas, de 1985: donde las protagonistas están de viaje en Florencia, y se alojan en unas estancias con vistas a la ciudad.
  • Hannibal, de 2001: donde Hannibal Lecter se ha refugiado en Florencia, donde ejerce de profesor, tras escapar del hospital. En la película, aparecen varias localizaciones de la ciudad como el Ponte Vecchio, incluso la Fontana del Porcellino.
  • Bajo el Sol de la Toscana, de 2003: la reina de las películas cuando se habla de la Toscana. En ella, entre varias localizaciones de la región, aparece la Cassa di Risparmio de Florencia.
  • Inferno, de 2016: perteneciente a la serie de libros de Dan Brown, sobre el profesor de simbología Robert Langdon; una de las escenas más importantes de la película comienza en los Jardines Boboli, del Palazzo Pitti, cuando el protagonista accede al Corredor Vasariano para llegar hasta el Palazzo Vecchio.